ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 60€ (excepto cojines gemelares)

NIÑOS CON ALTAS CAPACIDADES INTELECTUALES

Bea Sánchez es mi entrevistada de este episodio del podcast Sonora baby maternidad, y lo es por segunda vez porque ya tuve el placer de contar con ella hace unos meses, cuando estaba a punto de dar a luz a su segundo par de mellizos.

En aquel momento la entrevista se centró en su experiencia como mamá de mellizos por dos veces, además de otra hija y un niño en adopción. Sin embargo, en la entrevista surgieron muchos temas de maternidad y enseguida comprendí que había mucho de lo que hablar con ella.

En aquella entrevista salieron temas como la eficiencia en la maternidad, sus libros publicados, la crianza, la lactancia materna, la adopción, aspectos de psicología... Entre todos ellos, me llamó poderosamente la atención que Bea fuera experta en altas capacidades intelectuales, en el comportamiento de niños con altas capacidades, en la superdotación... y que acompañara a familias en las que alguno de sus miembros era persona de alta capacidad. De hecho, ella misma es una persona superdotada.

Es por todo esto que le pedí que volviera al podcast para hablar sobre altas capacidades en la infancia, y he aquí la entrevista que trascribiré tal cual:

Bea nos cuenta que la alta capacidad es un tema desconocido, incluso para profesores y padres. Hay muchos mitos sobre este asunto y el diagnóstico puede resultar sorprendente. Puede que uno de los signos que alerta a los padres es que el niño suspende (por ejemplo), y lo que menos se esperan es que, tras analizar a su hijo, se demuestre que este tenga alta capacidad.

Los superdotados son personas de alta capacidad pero no todos los de alta capacidad son superdotados. En cada clase hay mínimo un alumno con alta capacidad. El niño destaca un 10% sobre la media pero no tiene porqué destacar en todas las áreas.

Veamos las diferencias entre altas capacidades y superdotado.

Hay niños que tienen "talentos simples", que destacan en determinada(s) área(s), pero quizás obtienen malos resultados en otras.

Otros niños pueden tener "talentos complejos". Dentro de estos, pueden ser "talentos complejos académicos": son niños que destacan en todas las áreas de la escuela (lenguaje, matemáticas...). Los niños de altas capacidades con talentos complejos académicos y son más sencillos de identificar para el profesorado.

Existen otros talentos complejos diferentes, como los artísticos. Quiénes poseen este tipo de talentos destacan en en áreas creativas como la música, la pintura, la danza... y éstos no son tan fácilmente detectables por el profesorado, ni por la familia. En el colegio es posible que no se les haga tanto caso...

Y he aquí la explicación que diferencia entre alta capacidad y superdotado: Las altas capacidades con superdotación se da cuando el niño destaca en todas las áreas y, además, es creativo. Con estos niños funcionan muy bien las aceleraciones, es decir, subirles de curso. 

Ahora bien, un superdotado puede que no destaque tanto en un talento concreto como una persona de alta capacidad cuyo talento simple es justamente ese.

Hasta en un mismo niño se pueden ver distintos tipos de desarrollo. Puede que destaque sobremanera en un área y, sin embargo tenga problemas en otro área como el habla, la dislexia... o incluso tener TEA (autismo) o TDAH (hiperactividad)... Todo esto hace que sea complejo. Se puede obtener más de un diagnóstico en un mismo niño porque su cerebro puede desarrollarse de diferente forma según la zona. En estos casos, al niño se le genera mucha frustración porque es muy bueno en algo pero no tanto en el resto de áreas.

Hablemos del comportamiento de los niños con altas capacidades. Si el niño aprende muy rápido, se aburre rápido, tiene pasión por determinadas áreas, cuando está en su tema de interés no para, se concentra extraordinariamente (en sus áreas de interés),... además de ser un niño talentoso, entonces es muy posible que tenga altas capacidades.

A simple vista se puede confundir un niño con TDAH con uno con altas capacidades por algo que ambos comparten y es que son muy motores, se levantan mucho, no pueden quedarse quietos... 

Hay un 90% de niños con alta capacidad sin identificar. 

En la Carrera de Educación debería aparecer la alta capacidad como una asignatura (no solo como una anécdota). Se dan informaciones obsoletas y hasta en Psicología tampoco se da la formación adecuada sobre ello.

Hay que hacer equipo entre padres y profesores.

Las altas capacidades son muy heterogéneas, hay diferentes perfiles de niños con alta capacidad, por ello ayudar a las familias es algo que se debe hacer desde el estudio del niño en concreto. Hay niños que tienen problemas con las transiciones o con el sueño... (no ahondamos en esta entrevista sobre cómo duermen los niños con altas capacidades). Cada niño necesita una estrategia diferente. Aunque hay algunos indicadores comunes.

De forma genérica, las características de un niño con alta capacidad pueden ser: Que aprende muy rápido e incluso de manera auto didacta (porque investiga por su cuenta), tiene una memoria visual y lingüística muy buenas (puede que recuerde anécdotas de cuando era muy pequeño o una frase que le dijiste hace tiempo) aunque esa memoria es "selectiva", tiene un lenguaje amplio y utiliza estructuras lingüísticas complejas desde temprano, no es sencillo convencerle, quiere que le expliquen las cosas, es tenaz y persistente cuando desea algo, puede que sea precoz en movimiento o lectura o puede que no, tiene mucha energía, tiene mucha imaginación, hace muchas preguntas, una gran capacidad de unir temáticas que aparentemente no tienen nada que ver,... En su cerebro, a nivel físico, existen más conexiones de lo normal (más "carreteras" que unen sus neuronas). Estos niños pueden ser perfeccionistas o caóticos, caóticos quizás en su escritura por ejemplo.

En algunos casos, un niño con altas capacidades intelectuales puede llegar a ser tan perfeccionista que no realiza ciertos trabajos porque no está seguro de si lo hará de forma perfecta.

Los diagnósticos precoces se dan en torno a los 3 años y el estudio para comprobar si existe alta capacidad en un niño se debería realizar entre los 5 y los 6 años para que revele un diagnóstico acertado.

Sin embargo, desde más pequeños pueden verse signos de alta capacidad. Si en la familia existen casos de personas con alta capacidad, es más probable que tenga el niño alta capacidad, porque es hereditario.

El diagnóstico de alta capacidad lo hace un psicólogo clínico, si es posible, especializado en alta capacidad. Las pruebas duran varios días y el niño debe sentirse cómodo con el profesional que le hace las pruebas porque son niños muy sensibles. 

Cuando un niño es diagnosticado con alta capacidad, no hay ningún tratamiento específico sino un seguimiento y una comunicación muy cercana entre el colegio y la familia. El colegio puede hacer las pruebas en lugar de hacerlo un psicólogo externo. Sería lo ideal que existiera un nivel adaptado al niño dentro del colegio, porque sino puede que el niño se frustre, se aburra, tenga una comportamiento disruptivo... Dependiendo del centro pueden existir incluso grupos específicos con niños de alta capacidad.

Hasta ahora se decía que una persona tenía que superar el 130 de CI (coeficiente intelectual) para ser considerada de alta capacidad. Ahora se dice que un niño puede llegar al 130 de CI, y no ser de alta capacidad. Bea considera que el número no es decisivo.

Antiguamente, las pruebas en los niños se hacían para ver si el niño tenía deficiencias, y no para comprobar si tenían alta capacidad. Afortunadamente estos tests se van actualizando y mejorando.

La inteligencia emocional suele ser un rasgo común en los niños de alta capacidad, son niños muy empáticos e idealistas, y que tienen una gran necesidad de justicia. Son niños que suelen perseguir lo que desean. 

Hay dos caras de la inteligencia emocional: la intra personal (capacidad de relación con uno mismo) y la inter personal (con el resto de la gente).

La asincronía se da en los niños de alta capacidad y se trata de que el niño, cuando habla, parece que tiene dos años más. Sin embargo, cuando se enfada se ve claro que tiene su edad. Esto se da porque las emociones siempre van con su edad aunque su cerebro pueda ir un poquito más rápido que su edad. Podemos obtener de ellos respuestas maduras, pero puede que no sepan manejar eso que verbalizan. Pueden entender un divorcio, pero no saber manejar las emociones que les provocan.

Hablando de la experiencia personal de Bea, me cuenta que fue diagnosticada con superdotación pero en su época las cosas eran diferentes. Aconsejaron a sus padres que intentaran entretenerla.

Bea era una niña superdotada. Bea tuvo autismo selectivo, hasta los 3-4 años no habló, pero cuando empezó a hablar; directamente leía (empezó a leer con 3 añitos). Ella no quería hablar porque no quería "hacer el ridículo". Académicamente destacaba en todas las asignaturas. Sobre los 9 años empezó a llorar por todo, le dolía la cabeza y la barriga y tuvo un episodio de depresión infantil. Se aburría mucho en clase y no quería ir al cole, era desesperante para ella. Lo que hacían en el cole era que cuando ella terminaba la tarea, la dejaban ir a la Biblioteca y se leyó todos los libros de su edad, hasta que su madre pidió permiso para que le dejaran leer los libros de adultos también.

Sugirieron a sus padres que le adelantaran un curso pero vieron que podrían hacerle daño emocional. Ahora está visto que puede hacerse sin causar ningún trauma al niño.

Antes de todo esto, sus padres le llevaron a hacerse muchas pruebas médicas físicas (de barriga, etc) pero ninguna era concluyente, no tenía nada físico (a pesar de que los dolores los padecía como si fueran físicos). A partir de ahí, investigaron si era una niña superdotada.

Bea se hizo experta en alta capacidad por si sus hijos llegaban a tenerla. Uno de sus hijos, con 5 años, tiene alta capacidad (confirmado en su Colegio). Lo que está haciendo con respecto a él es seguirle en todo lo que a él le apasiona. Sin dejar de darle importancia al resto de asignaturas y materias.

Los niños de alta capacidad necesitan un "para qué", necesitan encontrar el sentido a lo que aprenden o estudian. 

"Ningún interés es indigno", todo tiene su para qué.

Para Bea, la alta capacidad ha supuesto algo muy complicado cuando era adolescente porque sus intereses no eran los mismos que tenían su compañeras de clase, se sentía un poco sola. Vemos aquí que se da, en ocasiones, un comportamiento en niños de altas capacidades. Este es que, sobre todo las niñas, a estas edades suelen "camuflarse" muy bien entre su entorno porque se intentan adaptar.

Actualmente, Bea vive su día a día sin recordar que tiene alta capacidad.

Al ser madre se está dando cuenta de muchas cosas observando a sus hijos. Algo que quiere recalcar es que los hijos despiertan emociones y destapan posibles diagnósticos en los padres que estaban ocultos antes. Por ser madres no nos podemos olvidar de nosotras mismas.

Podemos encontrar a Bea en su Instagram @soymamavaliente y en su web www.mamavaliente.es

Bea también ha escrito cuatro libros muy recomendables, podéis verlos en su web.

Si quieres saber más sobre psicología infantil te recomendamos que leas el post "Entrevista psicóloga infantil: pataletas, rabietas, emociones en los niños...".

Además, puedes leer muchas otras entrevistas e información de mucho valor en nuestro blog Sonora baby.

Hinterlassen Sie einen Kommentar

Bitte beachten Sie, dass Kommentare vor der Veröffentlichung freigegeben werden müssen