¡¡OFERTA FLASH!! COJÍN DE LACTANCIA GEMELAR POR 99€ SOLO HASTA EL DOMINGO 27 DE SEPT

ENTREVISTA YVONNE LABORDA: HERIDA PRIMARIA, TU NIÑA INTERIOR

Yvonne Laborda es terapeuta humanista-holistica, mentora y autora del libro “Dar voz al Niño”. Ha creado el curso online de indagación personal más potente de habla hispana “Sanar la Herida Primaria” y ofrece Formación Profesional Certificada en Crianza Consciente y Educación Emocional. También he creado el curso más revolucionario sobre cómo comprender la influencia de la relación con nuestra propia madre. Su trabajo se centra en qué nos imposibilita llegar a ser quienes realmente vinimos a ser para poder convertirnos en el padre o madre que nuestros hijos necesitan que seamos.

Además, Yvonne... ¡¡ va a dar dentro de muy poquito una charla TEDx !!
Así que podría tratar muchos temas con ella: sobre educación consciente o sobre la herida primaria entre otros, pero después de mucho pensar decidí centrar esta entrevista en la vida personal de Yvonne, de la cual podemos obtener mucha enseñanza.

La entrevista completa con Yvonne está disponible en el podcast Sonora baby maternidad y te aconsejo que la oigas, si puedes, porque oyéndola a ella de viva voz vas a entender mucho mejor todo lo que te intentaré resumir en este post.

Antes de ser madre, Yvonne fue profesora de inglés durante quince años, una mujer muy activista que no paró de viajar y a la que interesaban temas como la ayuda, la amistad, la alimentación...

En la veintena, Yvonne se dio cuenta de que quería cambiar radicalmente porque sus vivencias desde la infancia le habían hecho convertirse en una joven dependiente, con pre juicios... que no era la persona que quería ser. Comenzó entonces un camino centrado en la espiritualidad y se hizo gran lectora de libros de desarrollo personal.

En su infancia hubo violencia activa por parte de su padre y violencia pasiva por parte de su madre, hubo intento de abusos, su mamá estuvo ausente... Todo esto lo vivió ella pero también su hermana pequeña, a la que sentía que debía proteger. Estas experiencias la desestabilizaron mucho emocionalmente.

A Yvonne le hubiera gustado tratar a fondo todos estos temas con sus padres pero su padre falleció y considera que su madre es inmadura emocionalmente por lo que, aunque Yvonne decidió tener una conversación con su madre a los 32 años, no obtuvo el resultado esperado, y actualmente la relación entre ambas no es fluida. Ella necesitaba obtener las respuestas a dos preguntas pero su madre no supo reaccionar correctamente a su intento de aclarar dudas y sanar sus heridas. Su madre no fue capaz de darle el amor que una hija merecía, quizás por su propia historia anterior, la cual no era capaz de aceptar.

Su madre no estuvo preparada para aceptar su propia historia y perpetuó una generación más todas las heridas que ella misma tenía abiertas, de manera que traspasó a sus hijas su propio mal.

Yvonne ha conseguido cortar la cadena de sufrimiento, soledad, abuso, violencia, rechazo... que se heredaba de generación en generación de madres a hijas, en su familia. 

Aconseja que intentemos tener una conversación con nuestros progenitores siempre y cuando esas personas estén preparadas, es primordial que cuando queramos hablar de algo con alguien, ese alguien esté dispuesto, por tanto deberíamos pedirle permiso. En muchas ocasiones, es más aconsejable encontrar otra persona con la que tener ese tipo de conversaciones, una persona que sea capaz de hacerte sanar esa herida.

En general, dar lo que no se tuvo duele mucho. 

Yvonne lleva 25 años acompañando a personas y tiene claro que ahora ha conseguido ser la persona que vino a ser.

La "herida primaria" es un concepto que Yvonne define como la distancia emocional que hay entre lo que legítimamente necesita un bebé o un niño y lo que realmente recibió. A mayor distancia, mayor herida. En la herida primaria están todos los miedos, los juicios, la violencia, la soledad, los abusos, los problemas emocionales, los problemas sociales, los desórdenes alimentarios...

Yvonne aún no conoce a ningún adulto que no tenga herida primaria, aunque quiere pensar que habrá gente que no la tenga. Así pues, todas las personas que conoce, que no han pasado por el proceso de sanación, la tiene en mayor o menor medida.

Alguien que no tiene ese niño interior herido es alguien que no se queja, no se victimiza, no castiga, no amenaza, no juzga... y todos tenemos la capacidad de sanarnos y mejorar. El primer paso, tomar conciencia y aceptar nuestra verdad, es el más difícil de realizar porque es muy doloroso admitir que nos trataron mal o que vivimos ciertas experiencias.

Siguiendo con su vida personal, tras la conversación con su madre, Yvonne decide hacer el Camino De Santiago sola con una mochila de 5 kg, a pie, para recomponer el puzzle de su vida. En este viaje conoce al amor de su vida que también estaba haciendo el Camino, por aburrimiento. Cuando conoció al que ahora es su pareja, sintió una conexión muy profunda con él y pensó que algo grande tenían que crear juntos, a pesar de que en ese momento lo último que quería era una pareja. Ese hombre acabó siendo el padre de sus tres hijos y su compañero de vida.

Al tener a su primera hija, Yvonne tiene su tercer nacimiento (el primero fue al nacer del vientre materno y el segundo fue en su adolescencia cuando cambió). Cuando su primera hija nació, acabó dejando el trabajo que tenía para dedicarse a la maternidad y a formarse en lo que verdaderamente le interesaba (psicología y mucho más). Después, puso a disposición de los demás sus conocimientos sobre la transformación, la sanación, ... a través de sus cursos, charlas, libros...

Tuvo que trabajar profundamente sus propias limitaciones porque dar a sus hijos lo que ella no había recibido le supuso un esfuerzo enorme y conseguirlo es lo que le acabó de sanar. No era capaz de estar muy presente, le dolía... pero trabajó duro por curar esa herida interior.

Los hijos de Yvonne nunca han estado escolarizados. Su pareja y ella decidieron prolongar la crianza respetuosa y defienden la enseñanza de forma natural. 

En España no hay muchas familias que no escolaricen pero Yvonne y su familia viajaron mucho y ella se informó profundamente el tema. En España estamos viviendo la primera generación de niños no escolarizados pero en los países anglosajones es algo muy normalizado. En Irlanda, donde vivió más de un año, por ejemplo, se daba la opción de escolarizar o no, de forma totalmente normalizada.

Los aprendizajes más complejos de un niño de los obtiene de forma natural y autónoma por lo que Yvonne considera que si vive en un entorno donde se lee, se investiga, se estudia... los niños acabarán aprendiendo a leer, dibujar, investigar, sumar... y estarán más alineados con su verdadero yo, con lo que vinieron a hacer en esta vida. Cada uno acaba haciendo su propio camino.

Con el homeschooling la mamá dirige el aprendizaje del niño y el unschooling consiste en que no hay ningún tipo de enseñanza guiada sino que el niño aprende con sus vivencias, por su propia curiosidad, de forma holística, donde el juego y el aprendizaje van unidos y donde lo importante es lo que al niño le interesa.

En relación a la vida en pareja, Yvonne confiesa que los principales problemas de pareja han venido dados más por trabajar juntos que por ser tri papás. Ha habido crisis que han tenido que resolver y han tenido que tomar decisiones. De hecho Amar es una decisión que se ha de tomar cada día de tu vida. Motivos para quejarte de tu pareja, motivos para criticar... hay cada día pero justamente debemos centrarnos en no acabar perdiendo el respeto a nuestra pareja y elegir cada día amar más y mejor a tu pareja. 

Habría que eliminar: la crítica, los juicios y la queja de la vida en pareja. Estos tres elementos son muy tóxicos para las parejas. Algo como los celos no entra entre las actitudes que destruyen la pareja porque es algo que viene de la inseguridad de la persona y que debe sanar por sí misma, de forma independiente.

Es necesario que hables desde tú necesidad, no esperar a que la pareja averigüe qué te pasa sino ser clara y conversar con la pareja. No desde la queja ni desde el juicio ni desde la crítica, sino de forma sana.

¿Cómo se ve Yvonne en diez años? Se ve igual pero ve que a su alrededor habrá más conciencia, más amor, más paz, más respeto, más compartir, ... Le gustaría estar muy en paz y sentir que está haciendo lo que verdaderamente ha venido a hacer. Sus hijos serán mayores y la necesitarán menos, se ve teniendo más tiempo para seguir compartiendo su mensaje y haciendo el bien.

Espero que te haya gustado esta entrevista y si quieres saber más de Yvonne puedes encontrarla en su web, en su instagram, en su canal de YouTube o en su Facebook. Todos estas redes tienen su mismo nombre: Yvonne Laborda.