Black Friday !! HASTA 20% DESCUENTO !! LOS PRECIOS MÁS BAJOS DE TODO EL AÑO

LACTANCIA DE GEMELOS: Uso del cojín de lactancia

Os confieso mis grandes aliados para la lactancia de gemelos y, de paso, también para mantener las mejores posturas para la lactancia de gemelos: que no era madre primeriza y que contaba con la ayuda de un cojín de lactancia gemelar de calidad. Sí, esos dos aspectos son los que considero que salvaron mi lactancia materna a las mellis.

"Dar el pecho a gemelos es imposible", "No podrás dar lactancia materna exclusiva a tus mellizas", "No tendrás leche suficiente para dos bebés a la vez"... Estas son algunas de las frases que he oído varias veces desde que anuncié mi embarazo múltiple entre familiares, amigos y conocidos en general.

Por supuesto, yo asentía y sonreía, y luego he hecho lo que tenía claro que haría que es "DAR LACTANCIA EXCLUSIVA A MIS MELLIZAS DESDE QUE NACIERON".

Ser mamá de segundas me ayudó tremendamente porque ya había dado el pecho antes, porque sabía lo que quería, porque tenía la seguridad y la experiencia de haber pasado por algo similar hacia poco tiempo, ... pero este es tema para otro artículo.

En este artículo me voy a centrar en el segundo aspecto que estoy convencida que fue decisivo para que la lactancia materna exclusiva fuera un éxito y es el cojín de lactancia gemelar DE CALIDAD. 

Con mi primer hijo no había usado cojín y es cierto que hubiera sido más sencillo y cómodo pero no imprescindible así que salí adelante sin él y sin problema. Con las mellizas, en cuanto nacieron vi la necesidad de un cojín y me hice con el que creí que cumplía todas las características necesarias, pero en la práctica no era así por lo que fabriqué mi propio cojín con ayuda de una de las mejores costureras que conozco. Tras varias modificaciones en los detalles del mismo, ya tenía mi cojín de alta calidad, perfecto para amamantar a uno o varios bebés simultáneamente de forma muy cómoda, segura y efectiva.

¿Cómo se usa? Pues muy sencillo, el cojín accesorio pequeño que actúa como respaldo encaja perfectamente en el cojín grande por lo que cuando se usa, la espalda queda totalmente recta, apoyada en su totalidad y sin esfuerzo. El material con el que está hecho es de espuma hipoalergénica, la que se usa para los mejores colchones, y está forrado de tela 100% algodón complementada con una cremallera para desenfundarlo y poder lavarla de forma independiente.

El cojín grande se coloca de la manera más sencilla sobre las piernas encajando a la cintura y al cojín accesorio, que está previamente puesto detrás de la mamá. Sobre este cojín se coloca primero un bebé y luego el otro quedando cada uno a un costado de la madre y llegando cada uno a un pecho de forma que la lactancia en tándem no solo es posible sino la mejor opción para ahorrar tiempo y para que los peques vayan "conociéndose" e interactuando. 

El cojín grande cuenta también con una cremallera para enfundar y desenfundar fácilmente y poder así lavar la tela cuantas veces necesitemos. En este caso la funda es 100% algodón y está forrada por debajo con tela impermeable para proteger el colchón de posibles pérdidas de cualquier líquido.

He usado el cojín para amamantar pero también para calmar a mis bebés a la vez cuando ambos requerían mi atención. Simplemente colocándolos a ambos sobre el cojín y atendiéndolos juntos, mirando sus ojos directamente y calmándolos simultánemente.

Todo son ventajas y por supuesto una muy buena inversión. Estoy enamorada de este producto y tengo la certeza de que es imprescindible para dar el pecho a gemelos, así me lo han hecho saber muchas mamis que opinas exactamente igual que yo.