ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 60€ (excepto cojines gemelares)

LACTANCIA MATERNA EXCLUSIVA CUANDO LOS BEBÉS GEMELOS QUEDAN INGRESADOS EN EL HOSPITAL AL NACER

Es un hecho que la mayoría de los bebés de partos múltiples tienen que permanecer en el hospital los primeros días de vida, por uno u otro motivo.

Esto es así porque nuestros gemelos, pequeños campeones, suelen necesitar algún cuidado extra nada más nacer y es algo que a las mamás nos cuesta mucho digerir. Como es natural, nos resulta muy duro separarnos físicamente de nuestros gemelos o mellizos en el mismo momento en que nacen.

Y es aquí cuando comienzan las objeciones a la lactancia materna exclusiva. Cómo alimentar no a uno sino a dos bebés que además no están a nuestro lado?

La respuesta no es sencilla, y su puesta en práctica lo es menos aún; pero SI, se puede... y se debe. Se debe intentar porque es lo mejor para nuestros gemelos o gemelas, lo mejor para su recuperación, lo mejor para su evolución, lo mejor para su salud, lo mejor para su crecimiento; y lo mejor para nosotras.

Pero vamos a lo práctico, ¿Cómo doy el pecho a dos bebés? ¿Qué trucos hay para amamantar a gemelos? 

Lo primero que debemos hacer es desoír todas las voces, cercanas incluso, que nos dicen que no podremos, que no tendremos leche para dos, que es imposible, que nadie lo hace, que no hay necesidad, etc. Y, una vez superado este obstáculo, acercarnos a nuestros bebés al pecho desde el mismo primer momento en que sea posible. 

Aquí se nos plantea un escenario en el que han de pasar días sin poder cogerlo por razones médicas. En este caso, la solución es hablar con el equipo de enfermeras y médicos que tratan a nuestro bebé y dejarles claro que queremos introducir lactancia materna, ellos os ayudarán sin ningún tipo de duda con una serie de herramientas o instrumentos que están en casi todos los hospitales o que podemos conseguir a precios asequibles y llevar en la bolsa del hospital junto a pañales y demás materiales imprescindibles para los primeros días después del parto.

Comenzaremos con herramientas como las jeringas. Las jeringas para alimentar bebés con poca fuerza para succionar, como los neonatos, son la salvación de la lactancia materna ya que no acostumbran al bebé al biberón. Estas jeringas para suministrar leche al recién nacido se encuentran en casi todos los hospitales bajo petición pero, si quieres asegurarte de disponer de ellas, puedes llevar una (o dos) compradas en cualquier farmacia (su precio unitario no llega a 1€).

En cuanto al uso del chupete los primeros días de vida del bebé, la Asociación Española de Pediatría desaconseja su utilización hasta pasado el primer mes de vida por el riesgo que conlleva en la implantación de la lactancia materna. Sin embargo, si tenemos a nuestros bebés ingresados y no podemos cogerlos para calmarlos, podemos usar unos chupetes de látex de forma anatómica, que imitan la forma del pezón y no interfieren tan acusadamente en la posterior lactancia materna.

Otro de los instrumentos comúnmente usados en hospitales para ayudar con el establecimiento de la lactancia materna es la sacarosa para recién nacidos. Este líquido se suele dar al bebé como cebo para que abra la boca y se enganche con éxito al pezón. Personalmente, no estoy de acuerdo con administrarles ninguna sustancia artificial en tan temprana edad si no es estrictamente necesario por lo que, en mi caso, me negué a que se la suministraran a mis bebés.

Las pezoneras son otra herramienta que salvan la lactancia en muchos casos, como el de pezones invertidos, por ejemplo. 

El cojín de lactancia gemelar es sencillamente imprescindible para lograr el éxito dando el pecho a gemelos o mellizos. El cojín de lactancia gemelar nos permite amamantar simultáneamente a ambos bebés de la forma más cómoda posible, algo que nos ayudará mucho una vez instaurada la lactancia, dando una toma a la vez a ambos bebés en lugar de alternarlos (por las noches es especialmente útil por este motivo).

Con el cojín de lactancia gemelar (también llamado por muchos especialistas almohada de lactancia gemelar), nos ahorramos tremendos dolores de espalda (está recomendado desde el nacimiento y aconsejamos llevarlo las Hospital), siendo especialmente recomendable si acabamos de tener una cesárea.

Sobre el cojín de lactancia gemelar hablo más extensamente en otro post (usar cojín de lactancia gemelar) y solo quiero recalcar la importancia de elegir un buen cojín de lactancia para gemelos de entre los que nos ofrece el mercado, no todo cojín de lactancia gemelar cuida nuestra espalda ni todo cojín de lactancia gemelar nos ayuda a instaurar correctamente una buena lactancia materna. En Sonora baby puedes escoger entre los mejores cojines de lactancia gemelar.

El último instrumento que trataré en este artículo es el saca leches. Quizás el más importante de todos, este invento garantizará que la mamá produzca más leche y que no deje de producir a pesar de que sus bebés no estén junto a ella los primeros días. El truco es empezar a usarlo cuanto antes y no desanimarse porque extraigamos poca cantidad de leche las primeras semanas. Como en muchos aspectos de la vida, en la constancia está el éxito.

Podemos ayudarnos de la imagen de nuestros gemelos (mellizas en mi caso), ya sea en fotos o en la imaginación, para que seamos capaces de producir más leche durante la extracción ya que la oxitocina se dispara cuando sentimos cerca a nuestros pequeños.

En el próximo post continuaré explicando más cositas sobre la implementación de la lactancia materna en gemelos y daré varios tips que pueden marcar la diferencia entre una exitosa introducción de la misma, o un fracaso en el intento (tips para una lactancia materna gemelar exitosa).

Recuerda que puedes comentar sobre todo lo expuesto en este texto así como plantear tus dudas o experiencias a través de Instagram donde nuestra comunidad es más activa y dónde estaré encantada de contestarte lo más pronto posible. 

Síguenos en Instagram en la cuenta @sonora_baby.

¡Gracias por leernos! ¡y feliz lactancia !

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados