¡¡OFERTA FLASH!! COJÍN DE LACTANCIA GEMELAR POR 99€ SOLO HASTA EL DOMINGO 27 DE SEPT

LA CUNA DE VIAJE PARA USO DIARIO

Uno de los artículos más comunes en la vida de una familia con bebé es la cuna de viaje, casi tanto como la lucha a la hora de montar la cuna de viaje... jejeje.

Tengo que reconocer que lo mío con las cunas de viaje es amor odio... Las usé mucho con mi primer hijo y aún no he usado ninguna con las mellizas (salvo dos noches de hotel). 

Con mi primer hijo, y como buena madre primeriza, hice lo más común, lo más extendido, lo que me decían las mujeres cercanas a mí (os podéis imaginar que con las segundas ya hice lo que vulgarmente se conoce como "lo que me dio la gana").

Cuando pasaba noches fuera de casa (en casa de los abuelos, en algún hotel...) mi primer bebé dormía en una cuna de viaje (y nunca conmigo, "vaya a ser que se acostumbre!!" me decían mis seres cercanos y tan queridos) y también tenía una cuna de viaje en medio del salón para que mi bebé estuviera "a salvo" metido dentro mientras yo hacía tareas del hogar, me duchaba, hacía deporte, cocinaba etc. y tengo que decir que es una forma segura de tener a un bebé de manera que puedas hacer cualquier labor de tu vida cotidiana con tranquilidad, sobretodo si eres mamá primeriza o una mamá que no podría relajarse teniendo a su bebé danzando a sus anchas por la casa (gateando o andando, dependiendo de la edad).

Al tener a las mellizas tuve claro que NO pondría la cuna de viaje en el salón y que probaría a vivir sin ella, la cosa fue muy bien, genial. Mis hijas han estado siempre moviéndose libremente por mi casa (siguiéndome a donde yo fuera) y jugando en el suelo (limpio y acondicionado para ellas). Importante mencionar que para ello tuve que quitar de su alcance todos los elementos que pudieran ser peligrosos.

Ninguna de las dos fórmulas es mejor ni peor, no juzgo ni critico, me parece que cada cuidador tiene que emplear la técnica que le sea más cómoda y segura, es importante estar tranquilo cuando se cuida de un niño de corta edad.

Cuando hemos ido a casa de algun familiar a dormir, las pequeñas han dormido en la cama conmigo (dando el pecho era además lo más cómodo) y, como he mencionado antes, en un hotel hace no mucho si durmieron en cuna de viaje dos noches pero la razón es tan simple como que desde que tienen 6 meses duermen en camas individuales y en este hotel no había camas suficientes para todos y sí dos cunas de viaje por lo que las puse a dormir en ellas, por comodidad.

En general la cuna de viaje es una herramienta más que está a tu disposición para que hagas uso de ella si realmente te facilita la vida, al igual que las tronas de viaje, las bañeras de viaje, y un largo etcétera.

Lo que no debemos olvidar es que, si haces uso de ella para que tu bebé duerma, la ropa de cama de la cuna de viaje ha de ser del tamaño específico de dicha cuna, de un material adecuado a la piel del bebé (algodón 100%) y de un color muy clarito (mejor blanco) para que su piel no sufra. También hay edredones y mantas de medidas especiales para las cunas de viaje y no podemos dejar de observar que los materiales sean los correctos.

Esta es mi experiencia con las cunas de viaje que espero os haya servido de utilidad.

Hasta el próximo artículo!