TIPS PARA LA LACTANCIA MATERNA EN GEMELOS Y MELLIZOS

Sin lugar a dudas comenzar con la lactancia materna tiene tantas ventajas como dificultades te puedes encontrar en el camino. Y estas dificultades se acrecientan cuando se trata de alimentar a gemelos exclusivamente con leche materna.

En mi caso, la implementación de la lactancia materna ha sido un éxito y, por ello, me encantaría compartir los trucos y secretos que han ayudado que así sea, para que madres como vosotras y bebés como los vuestros puedan beneficiarse de todo lo positivo que podemos encontrar en este tipo de alimentación.

Y al comentar mi caso estoy afirmando que SE PUEDE alimentar exclusivamente a gemelos con leche materna, y que pueden crecer en su peso y saludablemente sin complementar.

Para empezar, os vendría genial el apoyo de vuestra pareja o familiar más cercano pero si encontráis este apoyo no os desaniméis, no estáis solas, existen docenas de grupos de apoyo a la lactancia formados por mamis en vuestra situación y guiados por expertos/as en la materia. Solo tenéis que preguntar en vuestro centro de salud o en cualquier hospital, también encontraréis muchos de estos grupos en redes sociales como facebook. En todas las ciudades de España estos grupos se reúnen periódicamente para apoyar a las familias con bebés que necesitan asesoramiento sobre la lactancia materna.

Mi consejo es que durante el embarazo investiguéis estos grupos y os unáis al que más os interese, siempre son gratuitos y sin ánimo de lucro, y estarán encantados de acogeros. Y si ya habéis tenido a vuestro bebé, también podréis incorporaros a ellos tenga la edad que tenga vuestro pequeño tesoro.

Otra cosa a tener en cuenta es la posibilidad de que vuestros gemelos (o gemelas), o vosotras mismas, deban quedarse ingresados durante días o semanas en el hospital. En este caso, no dudéis en pedir ayuda al personal del hospital y no dudéis de vuestra capacidad de alimentar a ambos bebés con vuestra leche. En el anterior post os explico los instrumentos que se usan para ayudar a que se pueda implementar la lactancia materna incluso aunque alguno de los protagonistas tenga que permanecer ingresado un tiempo.

En cuanto se da a luz, se debe procurar poner a los bebés al pecho materno mediante el piel con piel y favoreciendo así la lactancia y, si no es posible, ponerlo en cuanto sea posible. Piensa que cuanto mas piel con piel, mas exitosa será la lactancia materna. 

Nora es el nombre de mi primera melliza. Nora nació muy muy débil ya que su hermana Sofía le había "robado" alimento y sangre durante las últimas semanas de embarazo. Mis niñas son mellizas pero al final del embarazo las dos placentas se unieron y sucedió el temido síndrome de transfusión feto fetal.

La pediatra se llevó a Nora tan rápido que ni siquiera pude verle la cara, solo pude ver de lejos lo blanca e inmóvil que estaba. Tiempo después me explicaron que temieron seriamente por su vida y que tuvieron que actuar rápido. Le practicaron una transfusión de sangre esa misma noche y la dejaron en incubadora con mil cables y alimentación por sonda durante varios días. Evidentemente no podíamos tocarla, es muy duro para una madre ver a su recién nacido tan frágil luchando por vivir y no poder siquiera darle consuelo con una caricia o el calor de un abrazo, lloraba tanto cuando iba a verla a neonatos que mi propio instinto me hacía retrasar el momento de visitarla. Me sentía impotente, mala madre, egoísta, inútil... pero nada apagó mis ganas de darle todo el amor y cariño que no le estaba dando esos primeros días de vida. Mi determinación por darle el pecho y acurrucarla sobre mí en cuanto pudiera hicieron que hablara con las enfermeras para que me ayudaran a amamantarla en cuanto me fuera posible hacerlo.

Mientras esperaba que Nora pudiera alimentarse sin sondas, me centré en alimentar a Sofía con mi leche, también con dificultad ya que fue ingresada la mañana después de nacer por tener exceso de sangre en su pequeño cuerpo. Su caso fue algo mas sencillo ya que, al menos, no estaba en incubadora lo que me permitía cogerla en brazos a ratos y tocarla siempre que quisiera.

Aquellos días pasaron con una alarma cada 3h para acercarme a neonatos y ponerme al pecho primero a Sofía y, días después, a Nora también. Y no fue sencillo, porque Nora tenía poca fuerza y necesité ejercitar mucho mi paciencia.

Tras compartir esta pequeña parte de la historia de nacimiento de mis mellis, continúo con los consejos que os pueden ser de ayuda con la lactancia materna tras un parto múltiple:

1. Lo ya comentado sobre el apoyo de alguien cercano y los grupos de apoyo con asesoramiento de especialistas en la materia.

2. Piel con piel lo antes posible.

3. Poner a ambos bebés al pecho a la vez. En otro artículo del blog comento cómo lo conseguí yo de forma más extensa. Lo esencial es conseguir amamantar simultáneamente a los dos bebés siempre de forma que se coordinen y minimizar así el número de veces que tenemos que dar pecho.

4. Bendita paciencia. No es un camino nada fácil así que es vital que no os desaniméis y que si créeis que no os sale leche suficiente, sigáis aún así intentándolo. También necesitaréis paciencia cuando veáis que vuestros peques no consiguen agarrar bien el pecho, es normal, necesitan tiempo.

5. Usar los productos correctos que apoyen la lactancia. Productos como purelán para las grietas en vuestros pechos, saca leches, pezoneras, jeringas en lugar de biberón para que no se acostumbren a éste, cojín de lactancia gemelar adecuado y de buen material, ...

6. Sacrificio. Suena regular sí, lo entiendo, pero es real como la vida misma. Necesitarás sacrificarte durante un tiempo hasta que la lactancia quede bien implementada; y con sacrificio me refiero a noches sin dormir, grietas en los pezones, fiebre cuando sube la leche, posibles mastitis, llantos de tus peques cuando no consiguen succionar bien...

7. Información. Necesitas saber cómo se hace, sobretodo si son tus primeros hijos, y nada mejor que el personal del hospital como matronas y los grupos de apoyo ya mencionados. Tienes que entender que hay una posición correcta para que el bebé enganche el pecho y que es vital que coja esta posición al mamar ya que de otra forma el momento de la toma será doloroso y os hará desistir.

8. Extracción continuada de leche. Cuánto más leche te extraigas, más produces. Y ésto es así porque tu cuerpo entiende que se necesita más cantidad de leche para que los recién nacidos sobrevivan y, como es sabio, produce más cantidad para que no se queden insatisfechos.

La extracción de leche la harán tus gemelos (mellizos) cada vez que los pongas al pecho y también la harás tú misma cuando te extraigas manualmente o con saca leches, acto que debes acostumbrarte a hacer en cuanto nazcan tus peques, por incómodo que pueda resultar a veces. Y, en mi experiencia, el mejor saca leches es el eléctrico ya que el saca leches manual me parece inservible. 

En resumen, inversión en un buen cojín de lactancia y un saca leches eléctrico; paciencia y ánimo de sacrificio las primeras semanas; y apoyo en familiares y grupos destinados a guiar a las mamis en la lactancia materna.

Espero con estos consejitos y con mi experiencia personal haberos animado y hechos entender que se puede, que tú puedes. 

Y recuerda que cualquier duda, comentario, sugerencia, petición... puedes hacérmela llegar a través de la cuenta de instagram sonora_baby y estaré encantada de contestarte personalmente.

Sin más, me despido hasta el próximo blog. FELIZ LACTANCIA!