CUIDADOS Y REMEDIOS NATURALES PARA BEBÉS

Hoy os traigo un tema muy práctico y que os puede servir de ayuda a muchas mamis (y papis) que, como yo, quieren brindar cuidados super naturales y libres de tóxicos a sus bebés.

Y sin más, voy al grano... Estos son los remedios que he usado desde que mi hijo mayor nació y que, desde entonces, me han sido y me son de gran utilidad para él y para mis mellizas también:

1. Arcilla blanca: estos polvitos blancos muy finos (similares a los polvos talco) son originarios de China, aunque ya se producen también en yacimientos de España.

En comparación con la arcilla verde, la blanca tiene mas aluminio pero menos hierro. Tampoco posee zinc, fósforo ni cloro; como la arcilla verde.

Se usa para tratar diversos síntomas y también para el cuidado de la piel y el cabello del adulto, pero voy a centrarme en explicar para qué la uso en el cuidado de mis bebés.

La gran magia de este producto como remedio natural es que elimina casi de inmediato rojeces, escozores, sequedad, irritaciones... en el culito de los bebés y niños. Tan sencillo como aplicar en la zona, justo en el momento del cambio de pañal o tras el baño, haciendo un pellizco con los dedos y cubriendo con ella la zona a tratar. Después simplemente se tapa con el pañal o prenda de vestir.

Para mí fue un descubrimiento genial y no dejo de utilizarla.

Podéis conseguirla en parafarmacias, farmacias y herbolarios. También la venden en tiendas online y alguna tienda física. Intentad siempre ir a algún lugar de confianza donde no os vendan otro producto similar.

2. Esponjas en lugar de toallitas húmedas: una máxima que intento llevar a cabo es limpiar la zona del pañal con esponjas naturales y agua (también jabón si la situación lo requiere). Las toallitas húmedas irritan muchas veces la piel del bebé con el uso continuado. Las esponjas se pueden dejar en un recipiente que destinemos a este uso en exclusiva y tenerlas así siempre cerca del cambiador o lugar donde cambiemos el pañal habitualmente.

3. Secar bien la zona en cada cambio de pañal: poco que decir sobre este punto pero increíblemente importante para que la humedad no se quede macerando en la zona íntima del bebé.

4. Aceites esenciales: hace un año y medio descubrí en Barcelona el mundo de los aceites esenciales y se abrió para mí un abanico de posibilidades que no he dejado de explotar, tanto para mí como para mis mellizas e hijo mayor.

Este tema es tan extenso que lo explicaré mejor en otro artículo, si os parece interesante.

Simplemente quiero mencionar aquí que el aceite que más uso para mis peques es el de Lavanda. Este aceite es maravilloso para golpes y heridas poco profundas. Siempre lo llevo en el bolso y en cuanto alguno de mis hijos sufre en golpe o se hace una pequeña herida lo aplico directamente (siempre diluido en un aceite común como el de almendras) sobre la zona afectada. El efecto es inmediato y si lo precisa basta con volver a aplicar al cabo de una o dos horas.

Otro aceite al que doy mucho uso es el de menta para la fiebre o dolores de cabeza. También para prevenir picaduras de mosquitos y otros insectos.

El último aceite del que os quiero hablar en esta entrada al blog es en realidad una mezcla de aceites esenciales que conforman lo que se conoce como "R.C.", muy útil para luchar contra resfriados y mocos "atascados". Yo lo suelo aplicar sobre la zona del pecho y espalda de mis peques si les empiezo a notar ciertos síntomas como estornudos, tos o atoramiento.

5. Alimentación: obvio sí, pero no sobra mencionarlo, y es que la prevención es el mejor recurso y si alimentamos a nuestros peques de forma saludable tendremos peques saludables. Un pequeño Tip que uso en invierno es preparar un kiwi cada mañana para que se coman en ayunas. Otra opción sería un zumo natural de naranja sola o con un poco de limón.

Este tema también da para escribir un libro así que si os apetece leer más sobre ello os lo puedo tratar más extendidamente en otro artículo del blog.

6. Actividad física: al igual que la alimentación; prevenir mejor que curar. Nuestros pequeños tesoros tienen que mantenerse activos así que mucho parque y menos sofá ;)

Cuando son bebés podemos estimularles dejándoles sobre una superficie segura y que se muevan libremente, y ponerles juguetes relativamente cerca es una buena forma de que intenten moverse para alcanzarlos. 

7. Mar curativo: sí sí! el MAR es curativo y el simple hecho de llevar a nuestros peques a que jueguen cerca de el o darles un paseo en el carrito muy cerquita de la playa nos evitará muchos males como futuras bronquitis y similares enfermedades, muy comunes en los niños.

8. Aloe vera: el jugo de esta planta puede ser aplicado directamente sobre cualquier herida o quemadura siendo muy calmante y curativa. Además, es una planta fácil de cultivar en cualquier terraza común.

Existen muchos otros remedios naturales, y de hecho estoy deseando conocerlos si queréis compartir los vuestros en esta entrada al blog o a través del instagram sonora_baby.

Yo utilizo algún otro que iré desgranando en futuros artículos y que espero que, al igual que estos, os puedan ayudar a muchas familias con vuestros pequeños y pequeñas.

Deseándoos a todos y todas una feliz crianza me despido con un beso muy fuerte hasta el próximo blog.