CUENTOS PARA BEBÉS (0-24 MESES)

Buenas buenas !!!

En mi familia los libros son una necesidad y me parece una idea genial introducirlos en los más pequeños lo más pronto posible. Por eso os cuento en este artículo los primeros libros que han disfrutado mis hijos (tanto el mayor como las mellis), los que de verdad les han gustado más y no han dejado de ver, tocar y disfrutar.

Para comenzar quiero recordar a todas las mamis y todos los papis la existencia de las bibliotecas, no es que no sepamos que existen pero sí que se nos olvida en ocasiones, con el ritmo frenético de vida que llevamos, que siguen ahí abiertas para todo aquel que quiera coger prestado un libro (o cuento) de vez en cuando.

Este año en que mi hijo mayor cumplió ya los 4 años me he dado cuenta de lo mucho que disfrutamos ambos con la actividad de visitar la biblioteca varias veces cada mes. Os garantizo que es un evento en sí mismo el hecho de ir andando juntos, devolver los libros que hemos disfrutado y cuidado, emplear un rato en buscar los nuevos que llevaremos a casa para ver... Y si esa tarde toca cuenta cuentos en la biblio (actividad que hay en muchas bibliotecas de muchas localidades), mejor que mejor.

En otra entrada os enumeraré los cuentos que han entretenido más a mis hijos a partir de un añito o dos, y en este artículo me centraré en los primeros; los que usan desde muy bebés.

 

 

- Cuentos de tela: En mi experiencia, esta es la mejor opción de libros para bebés muy pequeños (mis mellizas están disfrutando ahora mismo de lo lindo con ellos). Son inofensivos totalmente (esto es lo más importante), muy llamativos para los peques y muy educativos.

Venden algunos muy chulos en Ikea que dentro tienen distintas texturas, formas y colores. Desde un plátano que se pela hasta una oca que si la aprietas hace ruido pasando por figuras con terciopelo o un tejido que imita un espejo.

También los venden en Marks and Spencer y en las típicas librerías de barrio, la Fnac y por internet.

Aconsejo no comprarlos a comercios cuya calidad no veamos clara, pensad que servirán de juguete a niños muy muy pequeños y que la calidad es primordial. Para mí, como en todo, es mejor tener uno bueno que cinco "malos", que se rompan fácilmente o que tengan materiales tóxicos en su fabricación.

- Cuentos de plástico: Es una opción mucho menos ecológica y este material no es tan noble. Sin embargo, son muy divertidos para meter en la bañera y sus llamativos colores y textura sirven de buen entretenimiento para la mayoría de bebés (los gemelos además suelen jugar juntos con este tipo de libros). 

Estos cuentos los encontramos también en muchos puntos de venta y, una vez más, recomiendo estar seguro/a de que la calidad es óptima.

- Cuentos de cartón grueso: Considero que deberíamos dejar este tipo de libros para cuando el bebé es un pelín más grande, quizás un año cumplido esté bien. 

Son libros cuyo tamaño es ideal para la manita de una bebé, es decir más bien pequeños, y cuyas páginas son muy gruesas facilitando así tanto el agarre como el movimiento de pasar página que tanto entusiasma a los peques en cuanto lo aprenden a realizar.

Os pongo como ejemplo cuentos clásicos como los tres cerditos, la versión elaboradora para bebés con las características que os he descrito.

Mis gemelas (y mi hijo mayor en su día) están interactuando mucho también con cuentos como El monstruo de colores, las ilustraciones de este cuento son una maravilla; Mis palabras y yo... y muchos otros de similares características que ni siquiera conservo porque los han acabado destrozando a base de tirones y manchas.

Y, por supuesto, no es de extrañar que muchos de estos cuentos sean de animales ya que a esta temprana edad los animales son de los elementos que más llaman la atención. 

Algunos de estos libros vienen acompañados de piezas de madera o tela para puzzles infantiles o de peluches con la forma del protagonista del cuento. Me parece buena idea para acompañar de manera muy gráfica la historia que se detalla en el libro.

- Cuentos pop-up: Son libros de papel normal pero que cuando los abres tienen imágenes en relieve. Esto llama mucho la atención de los peques y los recomiendo siempre que haya un adulto con ellos, mostrándolos y guiándolos por sus páginas. De lo contrario, gran parte de las páginas acabarán mordisqueadas por el bebé con su consecuente riesgo.

Entre esto tipo de cuentos recomiendo El pollo Pepe, toda la serie que hay de libros con este divertido personaje como protagonista.

Y, una vez más, todo aquel cuento que tenga que ver con animales será un acierto en estas edades.

Como veis, os dejo varias ideas por si, como yo cuando tuve mi primer hijo; no sabéis muy bien por donde empezar. 

Cuando son muy bebés se les puede poner sobre un buen cojín de lactancia (si son gemelos en uno gemelar) y mostrarles las ilustraciones de los cuentos mientras la voz melodiosa y calmada de mamá o papá van leyendo el texto, esto suele calmar mucho a los más peques de la casa, por muy bebés que sean.

También quería daros estas ideas de forma muy clara y concisa para que no os dejéis agobiar por la publicidad. En la actualidad, nos bombardean tanto a las mamis y papis con objetos que nuestros hijos "deben" tener que parece que si no adquirimos rápidamente todos los productos que nos muestran determinadas influencers no seremos buenos padres y, lo que es peor aún, nuestros hijos serán menos inteligentes o irán por detrás de la media de niños.

Por favor, tened muy claro que la estimulación externa de nuestros hijos no es necesaria, que aprenden a su ritmo y que solo necesitan que los queramos y cuidemos. Para ello, los libros son una herramienta ideal, un recurso para entretener, para introducir a los niños en el maravilloso hábito de la lectura.

Pero tan bueno es el más caro de los cuentos, el que sacó hace una semana una reputada escritora (o influencer) como un viejo cuento que cogimos prestado de la biblioteca y que es un clásico, o que cuenta una bonita historia, sin más.

Soy la primera que me dejo seducir por las preciosas ilustraciones de los libros modernos, me encantan (a mí mas que a mis hijos) y los compro con ilusión cuando puedo. Además, soy de la opinión que la BELLEZA es necesaria en esta vida, y estos cuentos son bellos. Por tanto, os animo a verlos y comprarlos, si podéis, pero también os animo a no dejaros agobiar (como dije antes) y no tener la ansiedad típica del consumismo que nos hace quererlos todos y mostrarlos todos a nuestros peques con prisa y sin pausa creyendo que cuanto más cantidad de libros vean en un rato, más habrán aprendido.

Sin más, me despido hasta el próximo blog y os deseo a todos muy muy feliz lectura, acompañados por vuestros seres más queridos.

Podéis comentar lo que deseéis a través de nuestra cuenta de instagram sonora_baby.