OFERTA - Cojín de lactancia 25% descuento

CÓMO CONSEGUIR UNA MATERNIDAD/PATERNIDAD MÁS FELIZ

Bienvinid@s a un artículo más del blog!

Esta vez quiero daros algunas de las herramientas que me han servido para llevar mejor mi vida como mamá de gemelos y de un hijo más mayorcito.

Es vital que, como mamás o papás y como modelo a seguir de nuestros hij@s, seamos realmente lo más felices posible. Los niños lo captan todo, son muy sensibles a los estados de humor y comportamientos de los adultos y les va a afectar siempre enormemente el estado en que nos encontremos nosotros como padres.

Como siempre, voy a tratar de ir al grano así que comienzo a enumerar las mencionadas herramientas:

1. Fuera CULPA: no somos perfectos, parafraseando a Carlos López-Otín "si fuéramos perfectos seríamos microbios, no habríamos evolucionado". Así que vamos a asumir nuestra imperfección para conseguir estar más cerca de la felicidad. 

Como madres/padres, tendemos a auto flagelarnos por cada gesto incorrecto que dedicamos a nuestros seres queridos, por cada chillido, por cada pérdida de papeles, por cada ausencia debido al trabajo o a mil motivos, por no jugar más con nuestros peques, por no dedicar más tiempo a leerles cuentos o a hablar con ellos, por no llevarles perfectamente vestidos siempre, por ponerles dibus, por darles de cenar pizza, por no llevarles tanto al parque, y un largo etcétera.

Pues bien, TOD@S hacemos estas cosas y muchas más, no somos perfectos y no tenemos super poderes. Hacemos lo que podemos lo mejor que podemos y somos seres humanos cuyas imperfecciones nos hacen únicos y las personas más especiales para nuestros hijos.

Además de todo ello, sentir culpa solamente empeorará la situación y no conllevará ningún beneficio, NINGUNO.

2. Pide AYUDA: no te sientas mal por necesitar ayuda, no te lo pienses tanto, pídela y punto. A tus padres, suegros, hermanos, primos, .... pero también a los profes, a las mamis o papis del cole, a las vecinas, amigas/os, ... y si tiene que ser pagando entonces plantéatelo seriamente porque quizás sea mejor pagar por una limpiadora o por una canguro a arruinar tu salud o la de tus hijos.

Si una cosa he comprobado en estos años como mami es que si no pides ayuda, es muy probable que no la obtengas. Al menos en mi caso, nadie ha venido a mi casa a decirme "me quedo con tus hijos para que vayas a darte una vuelta" o "hoy te limpio yo la casa para que puedas llevarles al parque tranquila y disfrutes de tus mellizas", NADIE.

Siempre que he tenido un hueco para mí o para trabajar en mi emprendimiento o para lo que sea, ha sido porque HE PEDIDO AYUDA, si si con toda mi cara :)

Muchas veces me han negado la ayuda, seres muy cercanos (quizás porque la confianza da asco) pero no me importa, prefiero que sean sinceros si no pueden o no quieren prestarme determinada ayuda. Con lo que me quedo es que la mayoría de las veces he tenido respuestas positivas y todas estas veces esa ayuda me ha salvado.

También tenemos que ser capaces de prestar ayuda si nos la piden y en esto consiste la magia de lo que antaño eran las tribus, tribus de mamis que se ayudaban y completaban las unas a las otras.

Os doy una idea que me parece fantástica: reunirse un grupo de madres (del cole o de alguna asociación, de lactancia o de lo que sea) y turnaros para quedaros 2-3 horas con todos los peques una vez a la semana. Por ejemplo, un grupo de 4 mamis que se turna de forma que cada viernes a las 18.00h una de ellas se queda con los peques de todas hasta las 20.00h. Todas participan, todas ayudan y todas reciben esos tres viernes al mes para hacer lo que quieran en esas 2 horas.

Otra idea puede ser que varios padres se turnen para recoger a los peques de las extra escolares o que una vecina con hijos se que quede con tus peques una tarde al mes y tú con los suyos al mes siguiente.

Hay mil formas, echad a volar la imaginación e inventad la manera que más os ayudaría a llevar la maternidad mejor. 

En relación a pagar por la ayuda, muchas veces debemos echar números y plantearnos si no es más conveniente quitarnos algún capricho y sustituirlo por una limpiadora que nos haga 4 horas al mes o una canguro que venga a casa un sábado al mes durante 3 horas para que podamos cenar con nuestra pareja o salir a dar un paseo o simplemente DORMIR.

3. SOCIABILIZA. Somos seres sociables por naturaleza y necesitamos comunicarnos con personas de nuestra edad, con nuestros intereses... es decir, no solo con niñ@s 24h al día 7 días a la semana.

Saca huecos, oblígate a encontrarlos, para quedar con tus amistades. 

Muchas mamis me dicen que sus amigas están tan centradas en la maternidad o en el trabajo o en sus familias, que no muestran interés ya por hacer actividades con ellas como antaño. No pasa nada; hay grupos, asociaciones, clases gratuitas o de pago, organizaciones, reuniones... (hay incluso tribus específicas de gemelos por ejemplo) a las que acuden personas como tú que desean salir de casa y echar un rato distinto, apúntate a algo que te interese y prueba a conocer gente nueva.

La maternidad puede conllevar mucha soledad pero hay soluciones a esto. Existen incluso aplicaciones gratuitas para el móvil que conectan madres de una misma localidad.

4. ALTRUISMO. Está científicamente demostrado que ser altruista es importantísimo para poder ser feliz. Y como mamis/papis que somos también necesitamos ser altruistas para ser felices. 

Por el simple hecho de tener que cuidar de nuestros retoños desinteresadamente ya estamos cumpliendo con esta característica pero aún así debemos esforzarnos por hacer las cosas desinteresadamente, sabiendo que no obtendremos recompensa por nuestros sacrificios y que no pasa nada, que los hacemos porque queremos, los hacemos por nuestros seres querido y por toda la humanidad si es necesario.

Las noches sin dormir porque nuestros hijos nos reclaman, los días que pasan y pasan sin hacernos las uñas o ir a la pelu o simplemente lavarnos el pelo y echarnos nuestras cremas, el gym abandonado, los brazos doloridos de acunar a nuestro bebé o los pechos doloridos por amamantarle... todos estos son sacrificios que hacemos y que sabemos que no tendrán recompensa salvo la de ver a nuestros pequeñines felices gracias a nosotr@s.

No digo que nuestra vida sea un continuo sacrificio, digo que los sacrificios que hagamos sean con buena actitud, que seamos conscientes que nadie nos los agradecerá pero que nuestro interior está en paz. Que lo hacemos porque queremos y que haremos buenos actos por los demás siempre, sea por nuestros hijos o por cualquier persona.

5. Siempre que puedas, se PRO ACTIVO/A. Hay momentos del día o la semana que son especialmente duros para una madre/padre, identifica tu momento "chofff" y adelántate a él. Cómo? Pues poniéndotelo más fácil, haz que ese momento no pese tanto, prepara todo lo engorroso que conlleva ese momento varias horas antes de que suceda.

Trataré de explicarme mejor con un ejemplo: Si para ti el peor momento es el despertar y preparación para llegar al cole a tiempo, prepara todo lo que se pueda adelantar la noche anterior (ropa de los peques, tu propia ropa, útiles para el desayuno, mochilas, bolso, ...) y, por otro lado; pon música desde que os levantáis de la cama o un audio con un mantra que os anime (o que te anime) o fuérzate a realizar todas las actividades matutinas con una sonrisa (ésta será contagiosa para toda la familia)... hay mil ideas y puedes adaptar la que más te guste o inventarte una rutina propia.

Otro ejemplo sería la hora de baños, cena, dientes, cuento y a dormir los niñ@s. En este caso puedes tener la cena hecha (haces varios platos el sábado y congelas o la haces a medio día para la noche o mientras los peques están en las extra escolares...), puedes enseñar a tus hij@s a que ayuden bañándose solitos o preparando la mesa o lavándose los dientes... y también puedes poner música o hacer la cena más agradable sacando temas que sepas que interesan a todos.

6. Aprende a pedir PERDÓN. Pide perdón a tus hij@s también, si crees que lo has hecho mal; pídeles perdón, diles que lo sientes, explícales por qué y repara el daño. Un abrazo hará el resto, para su bien y, sobretodo, para el tuyo.

7. Detente y OBSERVA A TUS HIJ@S. Aprende de ellos; para el tiempo y mírales, ve como actúan, qué dicen, qué les interesa, permítete el lujo de ASOMBRARTE...

No siempre tenemos todo el tiempo que quisiéramos para estar presente al 100% pero el tiempo que saquemos ha de ser un tiempo de juego, de olvidar las preocupaciones adultas.

Tu tiempo con tus niñ@s será mucho más divertido para ti también si entras en su mundo y si el tiempo que estás con ellos es de calidad, es real, y es casi de igual a igual.

El tiempo es finito, no desprecies ni un solo segundo con tu familia.

8. COMPARTE. Comparte lo material y lo no material, conocimientos como madre/padre que puedan ser útiles a otras mamis/papis por ejemplo. Esto te hará sentir bien, y la vida te devolverá con creces tu generosidad.

9. Crea RUTINAS y ORGANÍZATE. Ya he comentado en otros artículos lo importante que es crear un plan para todo lo que permita ser planeado: los menús diarios, las compras semanales, los horarios de las tareas cotidianas, la ropa, el tiempo de deporte, ...

10. SAL DE CASA. Tus hij@s lo agradecerán y tú también, para mí salir con los míos aunque sea un simple paseo o un café o 20 minutos de parque hace la tarde o el día mucho más sencillo...

11. Olvida las COMPARACIONES. No te compares con otras madres, no hables con madres competitivas, no sigas cuentas en redes sociales que te hagan sentir mal sobre tu maternidad o sobre cómo llevas tu vida...

Como he dicho en el primer punto, todos somos imperfectos y cada familia es única, no mejor ni peor sino ÚNICA.

12. No acumules cosas MATERIALES. Ser minimalista ayuda mucho en los hogares con niñ@s, en este blog hay un artículo en el que hablo sobre ello.

No te encariñes con lo material y dona o tira todo lo que no uséis. Créeme que os ayudará a tener más orden y a ser más felices.

Siempre digo que prefiero tener poquitas cosas pero realmente útiles y que considero verdaderas inversiones (como el cojín de lactancia gemelar) a tener muchos pequeños objetos que realmente no me ayudan o satisfacen y en verdad me molestan por el simple hecho de su acumulación en mi hogar.

Y con estos 12 consejos os dejo hasta el próximo artículo no sin antes recordaros que la felicidad se entrena, al igual que la tristeza. Ser feliz depende de TI.

Si te ha gustado, síguenos en instagram en la cuenta sonora_baby y déjanos tus comentarios en público o privado.

También tenemos toda la información del blog en formato audio al que puedes acceder entrando en el podcast de Sonora baby y puedes suscribirte y dejarnos todo el feedback que desees.